10 cosas imprescindibles para ver o hacer

Imprescindible de Grenoble

Grenoble

Cultura, historia, arte y naturaleza van de la mano en una ciudad que tiene mucho que ofrecer a sus visitantes y que incluye entre los lugares y actividades que no te puedes perder los siguientes:

1. Teleférico a La Bastilla. Las “burbujas” que sobrevuelan el río Isère serán sin duda una de las primeras imágenes que llamarán tu atención. Sube en el mítico teleférico para llegar a la fortaleza de La Bastilla, un lugar cargado de historia, en pleno macizo alpino, desde el que contemplar una de las vistas más bellas de la ciudad.

2. Plaza de Notre Dame. Es el corazón de la villa antigua y una de las plazas únicas de Grenoble, imprescindible para acercarte a su historia. Aquí no puedes dejar de visitar la espléndida catedral y el antiguo palacio del Obispado (Musée L’Ancien Évêché), en cuyo sótano descubrirás los vestigios de la antigua Cularo.

3. Plaza de Saint André. Una de las más bonitas del casco antiguo y con dos de los monumentos esenciales que no debes pasar por alto: la iglesia de Saint André, con su imponente campanario gótico, y el antiguo Parlamento del Delfinato, corazón del poder político durante la Edad Media.

4. Plaza Grenette y calles del centro histórico. Dinámica, cosmopolita y siempre con alguna sorpresa. Dando un paseo por la plaza Grenette y las calles peatonales aledañas descubrirás el Grenoble de hoy, que no renuncia a su esencia de capital de Los Alpes. Es el lugar perfecto para realizar las indispensables compras.

5. Museo de Grenoble. No puedes dejar pasar la oportunidad de disfrutar contemplando una de las colecciones pictóricas más importantes de Francia. Zurbarán, Rubens, Picasso o Modigliani se presentan con algunas de sus obras magistrales.

6. Museo de la Resistencia y la Deportación. Éste es un museo muy especial que te permitirá hacer un viaje a uno de los pasajes más oscuros de la historia reciente de Europa. Los años de la ocupación alemana y lo que supuso para los habitantes de Grenoble se muestran ante ti en impactantes reproducciones de distintos escenarios y montajes que no dejan indiferente.

7. “Recorrido” Stendhal. Grenoble es la ciudad en la que nació el escritor de Rojo y Negro. Descubre los lugares ligados al famoso autor: la vivienda en la que nació, la casa Gagnon, hogar de su abuelo donde pasó gran parte de su infancia, o los cafés que solía visitar. Una buena idea para vivir Grenoble desde otra perspectiva.

8.Museo Dauphinois. No dejes de visitarlo para entender la íntima relación de la ciudad con su entorno. La montaña, las condiciones de vida en los parajes nevados y la constante superación de los habitantes de Grenoble durante siglos en un entorno no siempre amable son los protagonistas de este museo.

9. Plazas y parques. Grenoble es una ciudad muy agradable y parte de su encanto radica en las coquetas plazas del casco antiguo y en el entorno natural siempre presente. El Jardín de la Villa o el Parque Paul Mistral son espacios que invitan al relax y a disfrutar una la ciudad en perfecta armonía con la naturaleza.

10. Espacios alpinos. Si la ciudad enamora, los paisajes que la rodean resultan irresistibles. No puedes dejar de visitar algunos de los parajes más hermosos a escasos kilómetros de la ciudad. Según tus preferencias, puedes visitar el parque natural de Chartreuse, donde se encuentra el monasterio cartujo cuyos monjes son responsables de la elaboración del conocido licor de hierbas, o la cercana estación de Chamrousse, con sus espléndidos paisajes alpinos perfectos para los amantes de los deportes de invierno.

Foto: pasma

Opina

*

catorce + 14 =