Sassenage

Alrededores de Grenoble - Sassenage

Chateau de Sassenage

Esta encantadora localidad se encuentra a un paseo de Grenoble (apenas 8 kilómetros) y merece la pena una visita por sus hermosos y sorprendentes paisajes. Situada a los pies del macizo alpino de Vercors, Sassenage es un pueblo “verde”, con un urbanismo absolutamente respetuoso con la naturaleza. Sus plazas, fuentes y jardines están en perfecta armonía con el entorno y acercarte hasta aquí, te deparará sorpresas que no olvidarás.

Qué ver y qué hacer en Sassenage

La primera parada ha de ser la oficina de información turística, en pleno centro, en el edificio que también ocupa el ayuntamiento, el antiguo Château de Blondes. Aquí encontrarás toda la información que necesites para descubrir este cálida y acogedora localidad que conserva todo el encanto de un pueblo alpino tradicional.

La “joya” de Sassenage es el castillo del mismo nombre, un espléndido edifico del siglo XVII, ejemplo de la época de esplendor del Delfinato, en cuyas salas encontrarás valiosas obras de artes decorativas. Los jardines que rodean el palacio son también de gran belleza y elegancia. Si quieres disfrutar con una interesante visita guiada, puedes hacerlo desde el 1 de mayo al 30 de junio y del 1 de septiembre al 31 de octubre todos los domingos, y del 1 de junio al 15 de agosto todos los días menos viernes y sábados en horario de: 14:00, 15:00, 16:00 y 17:00. El precio de la entrada y visita es de 7 € (niños y estudiantes, 5 €).

Sassenage también es muy conocida porque a las afueras de la localidad se encuentran “las cuves“, un paraíso subterráneo que podrás descubrir entrando en estas cuevas que tienen una antigüedad de más de un millón y medio de años. Las aguas cristalinas del río Furon han horadado este singular paisaje de túneles, galerías, saltos de agua y lagos subterráneos que te sorprenderán por su belleza. En verano puedes visitarlas todos los días en horario de 10:00 a 18:00. En invierno los lunes están cerradas (tarifa general 7 €). Después de este particular viaje al centro de la tierra, aprovecha para recorrer los hermosos paisajes de las faldas de la montaña. A sólo unos minutos a pie desde la entrada a las cuevas, verás el monumento en memoria de la Resistencia, refugiada en estos montes en los años oscuros de ocupación nazi. El Memorial Pont Charvet merece una parada mientras contemplas el magnífico paisaje.

Foto: bluelizardworld

Opina

*

Once − 9 =