Dónde comer

Dónde comer en Grenoble

Braseria du Palais

En toda la zona centro de Grenoble encontrarás un gran número de restaurantes con deliciosas propuestas para comer o cenar. Tienes establecimientos especializados en la gastronomía local, donde probar los ricos productos de la montaña, como los quesos y los tradicionales licores de hierbas y platos como el gratinado delfinés (patatas, nata y queso) o el original pollo con cangrejos. Si lo prefieres, puedes optar por una de las típicas y acogedoras brasseries, con las especialidades de la cocina francesa, y también por la gastronomía italiana, ya que, en el barrio italiano de Grenoble, las pizzerías se suceden en sus calles principales.

Entre los restaurantes más exquisitos de la ciudad, esos que resultan perfectos para una ocasión especial, se encuentran L’Auberge de Napoleón (7, rue Montorge), Louis 10, muy elegante, de diseño contemporáneo y con una cocina que combina tradición y creatividad (10, Place Paul Mistral), Chez le Pèr’Gras, muy conocido, en la misma colina de la Bastilla, con vistas fabulosas, y Le Fatin Latour, para vivir una auténtica experiencia gastronómica con los aromas de las flores alpinas como protagonistas (1 rue General de Beylié).

Excelentes establecimientos que ofrecen cocina francesa y especialidades locales tienes muchísimos, algunos más sofisticados y otros agradables y sencillas brasseries. En el número 1 de la céntrica y típica Place aux Herbes se encuentra La Ferme à Dédé, un lugar con encanto, decoración rústica, paredes en piedra y madera que transportan a la montaña, perfecto para disfrutar de los platos tradicionales de Grenoble. Muy bonito es también el restaurante La Clairefontaine (4, rue Beccaria), que basa su éxito en los buenos pescados y en los productos de temporada. Si busca auténtica cocina francesa a muy buen precio puedes ir a Le petit bouche (16 rue Docteur Mazet).

Entre las brasseries que podemos recomendarte destacan: Les Archers, muy popular y con una terraza de lo más agradable donde tomar deliciosos mariscos o los típicos caracoles (2 rue Docteur Bailly) o el mítico Café de la Table Ronde, el café más antiguo de la ciudad (1739), perfecto, tanto para una cena ligera, como para un almuerzo gourmet en un ambiente muy acogedor (7. place Saint André). También destacable la brasseries du palais (foto), ubicada en 29 Rue Pierre Semard, con una gran relación calidad-precio.

Si lo tuyo es la cocina italiana, en Grenoble encontrarás muchas pizzerías y restaurantes especializados en platos de pasta, desde los más sencillos a los más elaborados, por ejemplo: Ciao a te (2, rue de la Paix), La Florentine (66, quai Perrière), Mezzo di pasta (7, rue Saint Jacques) o La Gazzeta (36, avenue Felix Viallet).

Para probar el famoso pollo con cangrejos, puedes ir a Chez La Mère (13 rue Jean Jacques Rousseau) y si quieres un lugar especial con vistas inolvidables, no te pierdas una velada en el restaurante Le Teleferique, en lo alto de la Bastilla.

Foto: aplumb

Opina

*

diecisiete + 1 =